1 comentario:

Anita dijo...

que precariedad pero a la vez de gran belleza